Buscar profesionales

Visual Field Outcomes for the Idiopathic Intracranial Hypertension Treatment Trial (IIHTT)

21 marzo, 2016

Autores

Wall M1, Johnson CA2, Cello KE3, Zamba KD4, McDermott MP5, Keltner JL6; NORDIC Idiopathic Intracranial Hypertension Study Group. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2016 Mar 1;57(3):805-12. doi: 10.1167/iovs.15-18626.

 

Resumen

La fisiopatología de la hipertensión intracraneal idiopática (HII) obedece a la alteración del transporte axonal y consiguiente isquemia en el nervio óptico. Además, se generan cambios peripapilares que aumentarían la mancha ciega y desprendimientos neurosensoriales y pliegues coroideos en el área macular.

Los autores seleccionaron pacientes que, cumpliendo los criterios de Dandy para HII, tuvieran alteraciones perimétricas en rango medio y de forma constante (estrategia SITA Fast 24:2, repetido 2 veces con 30 minutos de diferencia) Escogieron el ojo con mayor afectación, promediando ambos valores de desviación media. Utilizaron en este estudio los valores basales, al mes y a los 6 meses.

Los valores se transfirieron a un programa de análisis, que realizó regresión lineal de cada uno de los 52 puntos del campo. Se comparó el cambio medio entre la situación basal y a los 6 meses entre el grupo tratado con acetazolamida y el grupo placebo. Incluyeron los datos de los pacientes considerados fallos de tratamiento.

Las alteraciones campimétricas se distribuyeron en categorías de la misma forma que en los ensayos previos por 3 evaluadores que desconocían las características funduscópicas de cada sujeto.

La sensibilidad generalizada mejoró a los 6 meses en el grupo de tratamiento, sobre todo alrededor de la mancha ciega y en el área nasal. En las áreas más excéntricas se observó un mayor efecto, aunque éste no alcanzó significación estadística.

El patrón de pérdida visual más frecuente fue la depresión generalizada, aunque los defectos arqueados también eran habituales. En consonancia con estudios previos la profundidad del defecto estaba directamente relacionada con la magnitud del papiledema, excluyendo el mecanismo fisiopatológico de daño retrolaminar.

En el análisis de cada punto la mayoría de ellos obtuvieron mejoras importantes, aunque no se obtuvieron diferencias entre el grupo tratado y el no tratado.

La concordancia entre evaluadores fue muy alta.

 

Comentario

En la hipertensión intracraneal idiopática la protrusión de la cabeza del nervio óptico debida al papiledema produce cambios refractivos hiperópicos que se compensan con lentes positivas y pueden ser objetivados mediante tomografía de coherencia óptica.

Aunque la mejoría visual con tratamiento ya era conocida en la evaluación inicial del estudio NORDIC, el análisis más detallado confirma las localizaciones más beneficiadas: el área nasal y los alrededores de la mancha ciega.

La mejoría en este estudio fue modesta porque los pacientes seleccionados presentaban daños iniciales leves, y con ello poca capacidad de mejora. En posteriores subanálisis pueden arrojar datos más esperanzadores en casos con afectación inicial más severa.

 

Conclusiones

Trabajo muy interesante que corrobora la importancia del tratamiento precoz en pacientes con hipertensión intracraneal idiopática.

 

Firma del autor

Esther Rodríguez Domingo
Servicio de Oftalmología
Complejo asistencial universitario de León

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies