Buscar profesionales

The practical detection of MMP-9 diagnoses ocular surface diseases and may help prevent its complications. Herbert E Kaufman

11 febrero, 2013

Objetivo: Evaluar la importancia de la detección de la metaloproteinasa de matriz 9 (MMP-9) en el síndrome de ojo seco (SOS) y en otras enfermedades de la superficie ocular (ESO). Este enzima que puede causar daño estructural parece ser también un indicador sensible de la existencia de ESO.

Métodos: Empleo de InflammaDry testing®, una novedosa técnica de inmunoensayo que permite detectar los niveles de MMP-9 en sólo 10 minutos en la propia consulta.

Resultados: La determinación de MMP-9 es una técnica sensible y precisa en el diagnóstico de SOS y ESO y puede compararse favorablemente en términos de sensibilidad y especificidad con los métodos convencionales de diagnóstico. Elevaciones anormales de MMP-9 pueden predecir complicaciones post-LASIK como ulceraciones corneales o crecimientos epiteliales. La presencia de niveles elevados de MMP-9 en la superficie ocular permite identificar a los pacientes que deben recibir tratamientos antiinflamatorios como ciclosporina tópica e incluso puede predecir cuál de ellos respondería favorablemente.

Conclusiones. La disponibilidad de una técnica rápida en consulta para la identificación de tipos de ojo seco predominantemente inflamatorios y de ESO podría facilitar un mejor manejo preoperatorio de esos pacientes. La optimización de la superficie ocular permitiría minimizar el riesgo de complicaciones postoperatorias así como seleccionar adecuadamente los pacientes candidatos a ser tratados con terapias antiinflamatorias.

Comentario

Las metaloproteinasas de matriz (MMP) son sustancias implicadas en la destrucción del colágeno corneal. De ellas, la más importante es la MMP-9. La detección de niveles elevados de este enzima parece comportarse como un marcador de daño estructural, predecir un mayor riesgo de complicaciones después de LASIK y otros procedimientos quirúrgicos corneales, así como ser una herramienta de selección de pacientes que deberían recibir un tratamiento antiinflamatorio. En este artículo, el autor realiza una revisión de las enfermedades de superficie ocular en las que la MMP-9 podría tener un papel relevante.

1.- Síndrome de ojo o disfunción lagrimal. Se trata de una enfermedad multifactorial en la que existe un círculo vicioso de hiperposmolaridad e inflamación. El diagnóstico preciso del SOS es complicado y algunos tests clásicos como el Schirmer o el TBUT a menudo se correlacionan escasamente con los síntomas. La hiperosmolaridad lagrimal muestra niveles de sensibilidad y especificidad que no son óptimos, es una técnica cara y no siempre es fácil recoger lágrima para su determinación. Chotikavanich et al han mostrado buena correlación de los niveles de MMP-9 con los síntomas y signos del SOS 1. Solomon et al han demostrado buena correlación entre los pacientes con MMP-9 elevada y la existencia tanto de ojo seco inflamatorio como de disfunción de glándulas de Meibomio (DGM), a diferencia de los sujetos normales que tendrían niveles indetectables de MMP-9 2. Parece que el estrés que supone la desecación para el epitelio estimularía la liberación de MMP-9 en estudios experimentales, y esta sustancia causaría la disrupción epitelial, el aumento de permeabilidad y el daño tisular.

2.- Ulceración corneal. Se ha comprobado que la MMP-9 está implicada en la disrupción epitelial y en el progreso de la ulceración, así como en el daño de la membrana basal que facilitaría, entre otros eventos fisiopatológicos, la progresión del pterigium. En este sentido, la detección de niveles elevados de MMP-9 permitiría seleccionar los casos de pterigium activos y la necesidad de realizar escisión de los mismos.

Por otra parte, se ha demostrado en estudios experimentales que el tratamiento con ciclosporina y corticoides puede disminuir la producción de mediadores inflamatorios como la MMP-9. Lo mismo ocurre con el tratamiento con doxiciclina 3. De esta forma se podrían seleccionar los pacientes candidatos a recibir tratamiento antiinflamatorio, así como la duración del mismo, todo ello para mejorar la salud de la superficie ocular.

3.- Implicaciones de MMP-9 en cirugía ocular. La elevación de MMP-9 en pacientes con ESO que van a someterse a algún tipo de cirugía ocular (LASIK, PRK, cirugía de cataratas,..) ha sido implicada en problemas de epitelización, crecimiento epitelial y erosiones corneales recidivantes (ECR) por mala adherencia del flap, etc. De hecho, la inhibición de la MMP-9 parece ser tan efectiva como la realización de micropunciones estromales en el tratamiento de las ECR 4.

4.-. Otras enfermedades. En la queratoconjuntivitis vernal también se ha descrito un aumento de MMP-9, al parecer producida por los eosinófilos y mastocitos implicados en la reacción alérgica. La MMP-9 podría ser la responsable de la ulceración epitelial que ocurre en algunos de estos pacientes. En otras enfermedades no oculares también parece estar implicada la MMP-9 en el grado de daño estructural, como en las articulaciones de pacientes con artritis reumatoide, así como en algunos tipos de cáncer metastásico.

Conclusiones

MMP-9 se produce en la superficie ocular y es un marcador adecuado de la existencia de ESO y daño estructural. Además, se comporta como un buen indicador para seleccionar los pacientes que se beneficiarían de tratamiento antiinflamatorio. Permite además identificar pacientes que podrían presentar un curso tórpido si son sometidos a algún procedimiento quirúrgico y seleccionar el momento adecuado en el que deben ser intervenidos.

AUTOR:
David Díaz Valle.
Hospital Clínico San Carlos. Madrid.