Buscar profesionales

Quantitative shadowgraphy of aerosol and droplet creation during oscillatory motion of the microkeratome amid COVID-19 and other infectious diseases

22 octubre, 2020

Autores

Pooja Khamar, MD, PhD, Rohit Shetty, MD, PhD, FRCS, Nikhil Balakrishnan, MD, Prasenjit Kabi, PhD, Durbar Roy, MTech, Saptarshi Basu, PhD, Abhijit Sinha Roy, PhD. J Cataract Refract Surg 2020; 46:1416–1421

 

Resumen

En este artículo se estudia la formación y dispersión de gotas de aerosoles durante el pase del microqueratomo (Moria-SBK) en ojos de cabra. El estudio se realizó en laboratorio.

Se grabó la atomización de una solución salina con sombrografía, que es un método de visualización de flujo en medios transparentes, como pueden ser agua, aire o un cristal. El principio de esta técnica es: aunque en el aire no podemos visualizar un cambio de temperatura, diferentes gases o una onda de choque, estas perturbaciones refractan o doblan rayos de luz, que por su vez producen sombras, y esas sí pueden ser visualizadas. Lo que los investigadores hicieron fue proyectar un haz LED sobre la zona alrededor del pase del microqueratomo para crear sombras de las gotas liquidas y aerosoles que pudieran ser vistas con una cámara de ultra-alta velocidad (disparo a cada 1/18000 segundos). La sombrografía revela, por lo tanto, pérdidas de uniformidad en un medio transparente, que a su vez pueden extrapolarse para calcular flujos. 

El principal objetivo del estudio es saber si el virus SARS-CoV-2, que se ha detectado en conjuntiva, puede ser transmitido en un procedimiento LASIK. Se sabe que varios procedimientos oftalmológicos pueden generar aerosoles a partir de la conjuntiva y de la lágrima, y que deben tomarse precauciones ya que muchos pacientes pueden ser portadores asintomáticos del virus.

LASIK es un procedimiento común en oftalmología. El flap puede crearse con un microqueratomo, cuya placa oscila entre 6 y 15 mil veces por minuto y que produce aerosoles cuando contacta con una superficie ocular húmeda, o con un láser de femtosegundo.

El experimento se realizó en la India sobre ojos de cabra enucleados. En la India se prohibió la extracción de globos oculares humanos durante la parte de la pandemia COVID-19. Se crearon flaps de 9 mm de diámetro, 130 µm de espesor y bisagra nasal, en un procedimiento similar al que se realizaría en un ojo humano. La temperatura y humedad en la sala fueron controladas de manera similar a una sesión de LASIK.

Para estimar la dispersión de gotículas y aerosoles se plantearon dos escenarios de flujo de aire: laminar o recirculado; esto para simular los tipos de quirófano habituales en cirugía refractiva. Se utilizaron varios modelos matemáticos teniendo en cuenta la ubicación del microqueratomo en la sala, de las entradas y salidas de aire, punto de contacto del microqueratomo con la córnea, tiempos de evaporación, velocidades y volúmenes de los flujos de aire y la temperatura y humedad. Los investigadores superpusieron imágenes obtenidas en varios ángulos para identificar las trayectorias y tamaños de las gotículas.

Se sabe que las partículas que miden entre 0.2 y 500 µm son las que habitualmente contribuyen a la dispersión de enfermedades por el aire. En este estudio, la mayoría de gotículas generadas medían entre 90 µm y 150 µm (90-900 µm), siendo raras las superiores a 500 µm. No hubo ninguna inferior a 90 µm. El límite de aerosol está establecido en 10 µm y las condiciones del estudio permitían observar partículas tan pequeñas como 24 µm. Los investigadores consideran poco probable que hubieran partículas por debajo de 24 µm, aunque tuvieron en cuenta que la viscosidad del aire, según qué circunstancia, puede disminuir el tamaño de una partícula hasta un 90% del original. La máxima distancia viajada observada fue de 1.3 m. 

En teoría, existe riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas vía aerosoles y gotículas y, en teoría, un simple virus puede ser suficiente para transmitir una infección respiratoria. No se había explorado aún esta posibilidad durante la creación de un flap en LASIK. De estudios previos se sabe que la ablación con láser excimer no parece transmitir el virus de la inmunodeficiencia humana, herpes virus o virus varicella-zoster, por el simple hecho de que estos no sobrevivieron a la propia ablación.

Como conclusión relevante, los investigadores consideran que es improbable que el SARS-CoV-2 constituya un peligro para la salud en una ablación LASIK o SMILE. En cuanto al láser de femtosegundo, ofrece la ventaja teórica de que no existen placas oscilantes. Sobre la PRK con mitomicina C, se recomienda lavado suave de esta última por el riesgo de creación de aerosoles, sin que nada se haya estudiado. Y recuerdan que la limpieza de fondos de saco con povidona yodada por 2 minutos puede reducir la efectividad de SARS-CoV-2 a niveles indetectables.

Por último, los pacientes de cirugía refractiva pertenecen al grupo de edad que presenta menor mortalidad en la pandemia COVID-19, pero por otro lado son los principales portadores asintomáticos del virus. Como medidas de seguridad, recomiendan el uso de mascarilla quirúrgica por parte del paciente y de un escudo entre el área quirúrgica y el personal. Como limitación del estudio se apunta que sólo se ha estudiado un tipo de microqueratomo.

 

Comentario realizado por.

Dr. Jose Diogo Da Saude
Clínica Baviera

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies