Buscar profesionales

After 3 Years in Neovascular Age- Related Macular Degeneration Using a Treat-and-Extend Regimen

23 enero, 2015

Autores:

Rayess N, HoustonSKS, Gupta OP, Ho AC, Regillo CD

Resumen

Objetivo: Determinar los resultados a 3 años del tratamiento durante 1 a 3 años de ranibizumab o bevacizumab usando una pauta “treat-and-extend” en pacientes con DMAE exudativa.

Métodos: Se trata de un estudio de serie de casos retrospectivo en el que se incluyeron 212 ojos de 196 pacientes diagnosticados de DMAE exudativa entre enero de 2009 y marzo de 2013. Todos ellos fueron tratados con ranibizumab o bevacizumab durante un mínimo de un año, usando la pauta “treat-and-extend”. Las variables medidas fueron el cambio en la AVMC, proporción de ojos perdiendo menos de 3 líneas, proporción de ojos ganando más o al menos 3 líneas, cambio en el grosor macular central y número medio de inyecciones al año, dos y tres años.

Resultados: El seguimiento medio fue de 1,88 años (mediana 2 años). La AVMC media basal era de 20/139, mejorando a 20/79 (p<0,001) al año de seguimiento, manteniéndose en 20/69 y 20/64 a los 2 y 3 años de seguimiento (p<0,001). El grosor central medio basal fue de 351 micras, con un descenso significativo a 285, 275 y 276 micras al año, 2 y 3 años de seguimiento (p<0,001). Los pacientes recibieron de media 7,6, 5,7 y 5,8 inyecciones en cada año de seguimiento. Al final del seguimiento, el 95% de los ojos habían perdido menos de 3 líneas de AVMC y el 34,4% habían ganado 3 o más líneas de AVMC.

Conclusiones: La pauta “treat-and-extend” es efectiva en conseguir y mantener mejorías anatómicas y visuales en pacientes con DMAE exudativa durante 3 años de seguimiento.

Comentario

No hay duda alguna sobre la eficacia del empleo de ranibizumab o bevacizumab en el tratamiento de la DMAE exudativa. Sin embargo, sí existen sobre la pauta ideal de tratamiento, pues la pauta de inyección mensual supone consultas e inyecciones mensuales, con el coste económico y de seguridad que ello conlleva. Por otro lado, realizar inyecciones cada 4 meses presenta peores resultados visuales. El tratamiento según necesidad, conforme al OCT, también ha demostrado resultados algo inferiores al tratamiento mensual. La pauta “treat-and-extend” realiza inyecciones mensuales hasta que no hay signos de actividad en OCT. A partir de ese momento va espaciando las visitas dos semanas cada vez, hasta que aparece actividad, momento en que se reduce el periodo en dos semanas. En cada visita el paciente recibe una inyección, independientemente de la actividad de la membrana neovascular. De este modo se reduce el número de visitas e inyecciones, manteniendo buenos resultados visuales, como demuestra este estudio, en el que el 27,8% de los ojos completaron tres años de seguimiento. Gracias a esta pauta, los pacientes recibieron una media de 7,6 inyecciones en el primer año, 5,7 en el segundo y 5,8 en el tercero, ahorrando un 50% de inyecciones frente a la pauta mensual, consiguiendo buenos resultados visuales (Figura 1) y anatómicos (Figura 2). El uso de inyecciones periódicas, sin esperar a la actividad, supone un menor riesgo de complicaciones, como la hemorragia submacular. El estudio es único, por su seguimiento y número de ojos, pero tiene varias limitaciones. Se echa en falta información desglosada sobre los resultados visuales y anatómicos de los pacientes que alcanzaron 3 años de seguimiento. Es, además, un estudio retrospectivo, no controlado, en el que la mayoría de los pacientes solo alcanzaron un año de seguimiento, lo que puede suponer un sesgo para los resultados, pues los pacientes sin respuesta podrían haber perdido el seguimiento. Además, se emplean bevacizumab y ranibizumab, y la agudeza visual se estimó en Snellen, algo poco ortodoxo hoy en día en estudios de patología retiniana.

Conclusión

Este estudio avala lo que hoy es la pauta más empleada hoy en día en el tratamiento de la DMAE exudativa (un 77,8% de especialistas de retina así lo afirmaron en una encuesta). Se consiguen buenos resultados visuales y anatómicos con un descenso en el número de visitas e inyecciones intravítreas.

AUTOR:
PEDRO ARRIOLA-VILLALOBOS.
Hospital Clínico San Carlos. Madrid.

grafico
grafico2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies