Buscar profesionales

aberraciones de alto orden corneales y el scattering antes y después de una DMEK y su correlación con el resultado visual

1 julio, 2014

Autores del artículo original:

Van Dijk K, Droutsas K, Hou J, Sangsari S, Liarakos VS, Melles GRJ

Resumen del artículo:

Objetivo: Evaluar las aberraciones de alto orden corneales y el scattering antes y después de una DMEK y su correlación con el resultado visual.

Métodos: Se trata de un estudio retrospectivo de 118 ojos que recibieron una DMEK por distrofia endotelial de Fuchs. Se evaluó la AVMC, aberraciones corneales y scattering antes de la cirugía y a los seis meses de la operación. Los resultados se compararon con un grupo control de 27 ojos.

Resultados: Comparado con el grupo control, los ojos con distrofia de Fuchs mostraban, antes y después de la intervención, mayores valores de aberraciones corneales anterior y posterior y scattering (p<0,033). El scattering y las aberraciones corneales anterior postoperatorias se asociaban con menor AVMC a los seis meses (p<0,02). Las aberraciones corneales anteriores no cambiaron tras la cirugía (p=0,649) mientras que las aberraciones totales posteriores y el haze disminuyeron (p<0,001).

Conclusiones: Las aberraciones corneales anteriores y posteriores, así como el scaterring fue elevado en ojos con Distrofia de Fuchs, y permanecían más elevados seis meses tras la DMEK. Si existen, las irregularidades de la superficie anterior y el haze anterior corneal deben ser los factores limitantes más importantes en la recuperación visual tras DMEK.

Comentario al artículo:

La DMEK es hoy en día la técnica de elección para el trasplante endotelial para muchos cirujanos, por sus mejores resultados visuales. Los autores querían comprobar con el estudio si la mejoría en AVMC tras DMEK se correlacionaba con la calidad visual. Para ello determinaron el cambio en la calidad visual (mediante aberraciones corneales y scattering ocular) en pacientes intervenidos mediante DMEK. Ambas variables son determinadas mediante el Oculus Pentacam. Este aparato no fue diseñado para tal fin, por lo que hubiese sido mejor emplear un aberrómetro y un OQAS, por ejemplo, en vez de emplear la densidad corneal como medida indirecta del scattering.

El estudio halla cambios en las aberraciones corneales posteriores y la densitometría tras la cirugía de DMEK (como era esperable), mientras que la aberración corneal no se modifica, al no sustituir esta cirugía la superficie anterior de la córnea. El estudio evalúa también factores predictores de la AVMC postquirúrgica, encontrando que los más importantes fueron la AVMC previa y la edad del paciente. También se encontró una relación negativa entre la AVMC postquirúrgica y la densitometría de los dos milímetros corneales anteriores y las aberraciones anteriores corneales. La existencia de tales anomalías, relacionados con la distrofia más evolucionada, hacen preferible realizar la cirugía de forma precoz. Tal hipótesis queda refrendada por la relación inversa entre la AVMC postoperatoria y la AVMC prequirúrgica y la edad del paciente. El artículo también resalta la importancia de la uniformidad del lentículo en DMEK, así como la mejor coincidencia en curvatura con la cara posterior de la córnea, como la causa de la mejor AVMC tras DMEK frente a DSAEK.

Conclusión:

El estudio resalta la importancia de la regularidad de la superficie corneal y el haze anterior en el pronóstico visual de los pacientes intervenidos de DMEK. Es importante realizar la cirugías en fases tempranas para mejorar el pronóstico visual de nuestros pacientes.

Autor del comentario: 
Pedro Arriola Villalobos.
Hospital Clínico San Carlos. Madrid.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies