Buscar profesionales

Trasplante de córnea

¿QUÉ ES EL TRASPLANTE DE CÓRNEA?

La córnea es la “ventana” delantera del ojo que cubre el iris y la pupila (parte redonda y oscura del ojo), la cual es normalmente transparente.

Una de las claves de una buena visión es tener una córnea sana y transparente. Si se producen heridas o lesiones por enfermedades en la córnea puede producirse edema (aumento del espesor corneal) o cicatrices, perdiendo su claridad y su uniformidad. Estas alteraciones pueden ocasionar visión borrosa, deslumbramientos y dolor.

Para la realización del trasplante de córnea se extrae el tejido de la córnea dañada y se pone en su lugar la córnea de un donante humano.

Antes de que la córnea sea empleada para trasplante, se realizan pruebas de despistaje en el donante para los virus que causan hepatitis, SIDA y otras enfermedades potencialmente infecciosas para verificar que su uso es seguro en la cirugía. Además, se comprueba que las características de la córnea donante la hagan apta para su uso.

¿EN QUÉ CASOS ES NECESARIO EL TRASPLANTE DE CÓRNEA?

Existen muchas situaciones que pueden afectar a la transparencia de la córnea y conllevar la necesidad de un trasplante de córnea. Entre ellas lesiones traumáticas o infecciosas (por virus herpes, por ejemplo) que produzcan cicatrices en la córnea. Otra causa muy frecuente de trasplante de córnea son las distrofias de la córnea, fundamentalmente la distrofia de Fuchs. También el queratocono puede requerir en fases tardías un trasplante de córnea. Por último, en algunas ocasiones se puede producir una descompensación de la córnea tras una cirugía de cataratas.

El trasplante de córnea es necesario si la visión no puede corregirse satisfactoriamente con gafas o lentes de contacto, o si se produce un edema doloroso que no puede aliviarse con medicamentos o lentes de contacto especiales.

¿QUÉ TIPOS DE TRASPLANTES DE CÓRNEA EXISTEN?

En el trasplante de córnea de espesor completo (conocido como queratoplastia penetrante) se extrae una porción circular del centro de la córnea enferma y un área circular que empareja extraída del centro de la córnea de un donante sano, colocándola y suturándola en su lugar.

En ocasiones se puede realizar un trasplante selectivo de la zona de la córnea dañada, manteniendo el paciente las zonas de córnea sana. Se trata de un trasplante corneal lamelar, que en caso de poder llevarse a cabo (su oftalmólogo le informará de ello) permite una recuperación visual más rápida y asocia generalmente menos complicaciones.

El trasplante de córnea no sería posible sin los miles de generosos donantes y sus familias que han donado tejido corneal para que otros puedan ver. Cada año, casi 50.000 personas con enfermedades de la córnea reciben el don de la vista a través de los donantes de córnea.

¿PUEDE RECUPERARSE LA VISIÓN CON UN TRASPLANTE DE CÓRNEA?

La recuperación completa de la visión puede tardar hasta un año. La mayoría de los pacientes que son intervenidos de trasplante de córnea disfrutarán de una buena visión durante muchos años. Pero, si usted tiene otros problemas oculares, esos problemas pueden reducir su agudeza visual.

Tenga en cuenta que existen complicaciones asociadas al trasplante de córnea. Aproximadamente uno de cada tres pacientes tiene un rechazo en el postoperatorio. Además, el trasplante puede agotarse, requiriendo nuevos trasplantes.

Con frecuencia se requiere el uso de gafas o lentes de contacto para lograr una mejor visión.


Queratoplastia


Queratoplastia lamelar endotelial

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.