Buscar profesionales

Glaucoma de ángulo abierto

Definición/descripción

El glaucoma de ángulo abierto es el tipo más frecuente de glaucoma. El principal factor de riesgo para la aparición de este tipo de glaucoma es la elevación de la presión intraocular.

Causas

Habitualmente la causa más frecuente de la elevación de la presión en este tipo de glaucoma es un inadecuado funcionamiento de las estructuras que se encargan del drenaje del líquido que ocupa la parte anterior del ojo (humor acuoso).

Epidemiología

La elevación de la presión intraocular es el principal factor de riesgo para la aparición y la progresión del glaucoma aunque no es el único. Otros factores como los antecedentes familiares, la miopía elevada, la raza negra…, también pueden contribuir a la aparición del glaucoma.

En función de si existe otra enfermedad que ocasione el glaucoma de ángulo abierto este se clasifica en primario o secundario. El glaucoma secundario de ángulo abierto puede estar causado por enfermedades oculares (tumores, traumatismos, cirugías previas, inflamaciones…) o no oculares.

Diagnóstico

La elevación de la presión intraocular junto con el resto de factores mencionados provoca un daño progresivo del nervio óptico que en estadios finales de la enfermedad puede llevar a la ceguera. De hecho el glaucoma es una de las principales casusa de ceguera en los países desarrollados. En la mayoría de los casos el glaucoma primario de ángulo abierto es una patología asintomática por lo que es recomendable acudir al oftalmólogo para realizar una revisión anual que permita descartar la enfermedad. Por esta ausencia de síntomas al glaucoma habitualmente se le denomina como la ceguera silenciosa.

Tratamiento

En caso de que se diagnostique un glaucoma lo primero es determinar en qué estadio se encuentra e iniciar el tratamiento más adecuado. Habitualmente el tratamiento inicial es el tratamiento médico con gotas que permiten disminuir la presión intraocular bien disminuyendo la producción de humor acuoso o bien facilitando su eliminación. Para los casos que no se consiguen controlar con tratamiento médico existe la opción de tratamientos con láser o tratamientos quirúrgicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.